La pensión compensatoria tiene una finalidad  reequilibradora, de forma que pretende compensar al esposo que se ha visto perjudicado como consecuencia de la ruptura de la convivencia.

Es decir podrá reclamar una prestación compensatoria el cónyuge cuya situación económica quede más vulnerable como consecuencia de la separación matrimonial, y la reclamación nunca podrá exceder del nivel de vida que disfrutaba durante la convivencia.

Para reclamar la prestación compensatoria se debe tener en cuenta varios parámetros por un lado, el nivel de vida que mantenían ambos esposos antes de la separación y la situación económica previsible después de la separación matrimonial, atendiendo las circunstancias personales y profesionales del que recibe la prestación, asimismo se deben tener en cuenta las siguientes situaciones:

  1. a) La situación económica y las perspectivas económicas de ambos cónyuges.
  2. b) La duración de la convivencia.
  3. c) La salud y la edad de ambos esposos.
  4. d) En su caso, la compensación económica por razón del trabajo o cualquier otra circunstancia relevante.
  5. e) Se tendrán en cuenta las nuevas circunstancias como por ejemplo un nuevo gasto familiar.

La prestación compensatoria se puede pagar en bienes, en dinero o en forma de pensión en dinero y por mensualidades. En el caso de atribución en forma de capital, se permite al deudor de la prestación que lo pueda pagar en un plazo de 3 años. Se otorga por un período limitado salvo en circunstancias excepcionales. Asimismo, si el deudor fallece los herederos heredan la prestación compensatoria.

Se extingue: por la convivencia marital o relación estable del beneficiario. Por el empeoramiento de la situación del que está obligado a darla, o la mejora de la situación económica del que la recibe, fallecimiento del acreedor o por vencimiento del plazo que en su día se fijó.

Un supuesto frecuente y que se está dando bastante por la actual coyuntura económica, es el caso que uno de los dos esposos está en paro en el momento de la separación y su nivel de vida se ha visto claramente mermado en comparación con el nivel de vida que llevaba antes de separarse.

En este caso se tendrá en cuenta la edad, estado de salud, la duración de la convivencia, las posibilidades y previsiones del cónyuge beneficiario de la prestación a obtener un trabajo, etc. Se analizará las posibilidades económicas de la persona a prestar la compensación y las necesidades del beneficiario.

Para el cálculo de la prestación compensatoria, se tendrá en cuenta las capacidades económicas del obligado al pago y la situación en la que se encuentra el cónyuge beneficiario de la prestación. En cualquier caso, se deberá calcular los gastos e ingresos de cada cónyuge, las cargas familiares, los gastos de lo menores si los hubiera, las cargas familiares que tenga cada uno de ellos, como gastos de alquiler, hipoteca, se tendrá en cuenta la atribución del uso de la vivienda familiar para establecer la compensación económica, entre otras circunstancias.

Cada caso concreto, se deberá estudiar de forma minuciosa, por ello es importante aportar al Abogado toda la documentación que acredite no sólo la capacidad económica de ambos cónyuges si no también las cargas familiares y los gastos que cada uno tenga.

Si se da las circunstancias para reclamar una prestación compensatoria generalmente será por un tiempo determinado atendiendo las circunstancias antedichas y será el Juez el que decida la cuantía a determinar y el plazo a pagar por el obligado al pago de la prestación.

No se debe confundir la prestación compensatoria con la compensación económica por razón del trabajo.

Compensación económica por razón del trabajo:

A continuación nos enfocaremos en la compensación económica por razón del trabajo en el régimen de separación de bienes.

Existen varios supuestos, entre otros, para que se produzca la compensación económica por razón de trabajo:

  1. Cuando uno de los esposos se ha dedicado en exclusiva al cuidado del hogar y de los hijos.
  2. Cuando uno de los esposos compagina el cuidado del hogar con un trabajo.
  3. El que trabaja para el negocio familiar sin percibir retribución alguna o percibiendo una retribución insuficiente y el otro esposo se ha visto beneficiado de dicha circunstancia.

Habrá que analizar cada caso concreto, ya que para solicitar la compensación económica por razón del trabajo, el juez tendrá en cuenta si concurren las siguientes circunstancias; si existen hijos o no en el matrimonio, o si por ejemplo, uno de los esposos se ha dedicado a cuidar algún miembro de la familia que conviva con los cónyuges.

Asimismo, se tendrá en cuenta para la cuantía de la compensación:

  • Los años de convivencia y duración del matrimonio.
  • La intensidad y la duración de la dedicación a la vida familiar o al negocio familiar sin recibir nada a cambio o recibiendo una retribución insuficiente.

Pues bien, si se dan estos requisitos, el esposo perjudicado por dicha circunstancia tiene derecho a reclamar una indemnización por esta dedicación al cónyuge que se ha visto beneficiado por el incremento patrimonial de éste en el momento de la separación.

Para el cálculo de la compensación económica por razón del trabajo existe una novedad que el Libro II el Código Civil de Catalunya. Además de unas reglas de cálculo que se fijan, añade un límite para la reclamación de un 25% de la diferencia de los patrimonios de ambos esposos. Es decir, si se dan todas las circunstancias que hemos explicado, el cónyuge que se ha visto perjudicado podría solicitar hasta el 25% de la diferencia de los patrimonios al esposo que se ha visto beneficiado en el momento de la separación matrimonial.

En definitiva,   este derecho surge con el fin de compensar al cónyuge que ha prestado sus servicios a la familia y que se ha visto perjudicado por el desequilibrio patrimonial en el momento de la separación. Se le reconoce el derecho a recibir una compensación económica por su dedicación y su esfuerzo.

 

¿Necesita un primer asesoramiento legal? Para más información contáctenos al número de teléfono 93-3176644 o mándenos un mail a la dirección info@ptabogados.com, somos especialistas y le podemos asesorar sin compromiso.