Hoy en día son cada vez más frecuentes las reclamaciones por negligencia médica derivadas de errores cometidos en el ejercicio de dicha actividad profesional.

Si la negligencia médica se produce debido a la mala praxis o impericia del personal sanitario en la realización de una cirugía estética debe acudir a un Abogado para que valoren la viabilidad de la reclamación.

En primer lugar, se debe identificar la negligencia. Ésta se produce por la falta de diligencia por parte del facultativo o por  la falta de adecuación en la correcta utilización de la maquinaria productora del daño causado.

En los supuestos de cirugía estética, el centro sanitario está obligado a garantizar al paciente un resultado positivo según lo concertado, por tanto se debe exigir que el tratamiento sea conforme a la correcta práctica médica.

Este tipo de intervenciones constituyen una actuación médica, meramente satisfactiva y no curativa. La relación paciente médico constituye un contrato de ejecución de obra, donde el profesional, está obligado a proporcionar al paciente no solo los medios adecuados sino el resultado estético comprometido.

Por tanto la no obtención de esa mejora estética dará derecho al paciente a reclamar por no haber conseguido el resultado esperado, a lo que se deberá añadir los gastos de la operación o intervención y la reclamación por daños y perjuicios sufridos como consecuencia de la negligencia objeto de reclamación.

Satisfacción, que además el profesional médico y sanitario, ha de valorar en cuanto a su posibilidad, con anterioridad a su actuación médica, y en todo caso informando al paciente, de todas las posibilidades, consecuencias y complicaciones, que la actuación médica pueda suponer con carácter general y específicamente en función de las características del paciente tratado.

Tal información ha de ser completa, comprensible y veraz, y hay que tener en cuenta que el riesgo de determinadas complicaciones de una intervención médica no es excluyente de la responsabilidad basada en culpa o negligencia del facultativo.

En muchos casos, nos encontramos que no sólo se no han obtenido un resultado satisfactorio esperado si no que además se les ha causado unos daños y perjuicios con consecuencias graves como consecuencia de una mala praxis médica.

Esos perjuicios sufridos por el paciente deberán ser peritados por un Perito Médico especialista en valoración del daño corporal quien en primer lugar identificará la negligencia, explicando las causas que han llevado a los daños y perjuicios sufridos por el paciente, la gravedad e intensidad de la lesión así como la cuantía indemnizatoria. Este informe será fundamental para la reclamación judicial.

Por lo tanto, ante una mala praxis por parte del facultativo, el paciente perjudicado podrá instar un procedimiento judicial para ver cumplidas las expectativas que tenía cuando realizó el encargo con el profesional sanitario o cuando ha sufrido el daño.

Para la valoración de la viabilidad de una reclamación por negligencia médica se debe aportar toda la documentación médica al Abogado, quien junto con el médico especialista valorarán la viabilidad de la reclamación así como el importe de la indemnización por todos los daños originados como consecuencia de la negligencia médica.

¿Ha sufrido una negligencia médica? Para más información contáctenos al número de teléfono 93-3176644 o mándenos un mail a la dirección info@ptabogados.com somos especialistas y le podemos asesorar sin compromiso.